Tren Maya aumentará cacería furtiva, tala ilegal y tráfico de especies señala sociedad civil

17/07/2020.- La construcción de nuevas vías de comunicación como carreteras, caminos de terracerías y vías del proyecto del Tren Maya, que atravesará 23 áreas naturales protegidas de alta biodiversidad, aumentarán la cacería furtiva, la tala ilegal y el tráfico de especies, advirtieron organizaciones de la sociedad civil.

De acuerdo con un estudio de Teyeliz y Defenders of Wildlife México, existen pruebas documentadas en el mundo de que abrir zonas naturales que anteriormente eran inaccesibles facilita las actividades ilícitas, ya que disminuye los costos de transportación de productos o subproductos de vida silvestre y atrae al crimen organizado provocando violencia y descomposición social en las comunidades locales.

«El proyecto del Tren Maya afectará a más de 190 especies de fauna y flora silvestres, 74 de ellas clasificadas en alguna categoría de riesgo, en los cinco estados por dónde cruzará. El proyecto del Tren Maya debería suspenderse o evitar las áreas naturales protegidas y realizar una serie de acciones para no fomentar la cacería furtiva, la tala ilegal o el tráfico de especies silvestres», manifestaron.

El documento de 26 páginas cita ejemplos de cómo la construcción de nuevas vías de comunicación, tiene efectos sobre las especies de flora y fauna en la región, como en Camerún, donde el tren y los caminos al sur y este del Puerto de Douala, son aprovechados para recorrer grandes distancias con ejemplares de pangolín o en Ecuador, que con la vía Maxus, una carretera que penetra la Amazonía del lado noroeste, se incrementó la caza del jaguar, y creció la extracción de carne de animales silvestres, con lo que las comunidades pasaron de una cacería de subsistencia a una comercial.

Otro caso emblemático es Indonesia, donde debido a la construcción de los caminos de Sanggi-Bengkunat y Blangkejeren-Kutacane, aumentó la caza de orangutanes y tigres de Sumatra, además de que se registró un alza en el tráfico transfronterizo de mamíferos.

Las agrupaciones ambientalistas recordaron que toda la infraestructura del Tren Maya en la Península de Yucatán pasará por más de tres mil sitios arqueológicos, cientos de cenotes, 23 áreas naturales protegidas y siete regiones terrestres.

Algunos de los datos que aporta la investigación es que abrir áreas naturales que antes eran inaccesibles disminuye la biodiversidad y biomasa a 10-15 kilómetros a la redonda de la vía de comunicación y reduce los vertebrados a cinco kilómetros del camino más cercano por la cacería furtiva, además de que se reduce entre 10 y 40 por ciento la biomasa por la tala de los bosques.

Información de Excelsior. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: