Transporte Público en Tuxtla, riesgo mortal para los usuarios

 Los accidentes en los que se ven involucradas unidades del transporte público ocurren constantemente, dejando dolor y muerte en las familias tuxtlecas, sin embargo nadie paga por eso

Alex Alcázar / Chiapas Digital

23/08/2022.-De manera cotidiana se conocen noticias de accidentes viales en los que se ven involucrados vehículos de transporte público en modalidad de colectivo o como comúnmente se les conoce, combis, de las más de 120 rutas que recorren la ciudad a lo largo y a lo ancho, transportando a varias docenas de miles de personas diariamente.

Estos accidentes generalmente son provocados por la imprudencia con la que los operadores de las unidades conducen estas, rebasando los límites de velocidad establecidos en los reglamentos de tránsito de la capital, no respetando los señalamientos y luces de alto en los semáforos, situaciones que ponen en riesgo mortal a los usuarios que utilizan el transporte público para movilizarse por la ciudad. 

El riesgo aumenta por las malas practicas como el traslado de pasajeros de pie, pues aunado a las violaciones de tránsito y vialidad que cometen los conductores, también violan los reglamentos establecidos por la autoridad reguladora del transporte al llevar las unidades con sobre cupo de pasajeros.

Otra de estas violaciones a los reglamentos de transporte es en contra de la norma que indica que todo vehículo destinado al servicio público de transporte de pasajeros no debe tener una antigüedad mayor a 10 años y todo aquel que exceda este tiempo deberá ser cambiado por un modelo nuevo, además de que tampoco cumplen con mantener las unidades en buen estado, tanto estético como en el aspecto más importante, el mecánico, pues por toda la ciudad se pueden ver unidades en pésimo estado prestando servicio en rutas de mucha demanda como la 91 o la 58, que recorren el libramiento norte, incluso algunas rutas están conformadas por unidades que anteriormente prestaron servicio en otras rutas como las que actualmente recorren las Rutas 1 y 2, las cuales forman parte del llamado “programa emergente” el cual sustituyó al Conejo Bus y cuyas unidades formaban parte de otras rutas o la llamada Ruta de la Estrella Roja, cuyas unidades están en mal estadoy circulan de manera irregular al amparo de las autoridades. 

Muy a pesar de estas violaciones a los reglamentos, ninguna de las unidades, sus conductores y mucho menos sus propietarios son sancionados por la Coordinación de Transporte, entidad dependiente de la Secretaría de Movilidad y Transporte encargada de regular el transporte público en la ciudad, lo que ha ocasionado que la Secretaría sea señalada de corrupción con acuerdos en lo oscurito para que las unidades circulen sin cumplir las normas y reglamentos.

En julio de 2021, un accidente generó indignación entre los tuxtlecos; Una unidad de la Ruta 73 se quedó sin frenos cuando circulaba por el Paseo de la Bóveda en la Colonia San José Chapultepec, terminando por chocar de lleno contra un poste de concreto, en dicho accidente resultó gravemente lesionado el joven Rubén Stevens Juárez Cameras quien luchó por su vida durante cuatro meses hasta que falleció el 22 de noviembre del mismo año a consecuencia de las lesiones sufridas.

El hoy occiso de 23 años no tuvo el apoyo del dueño de la unidad, quién a pesar de que la ciudadanía y su familia suplicaban le apoyará ante el accidente ocurrido en horario laboral y sobre todo, que existían reportes sobre el mal estado de la unidad, y que no fueron atendidos, nunca se responsabilizó.

El accidente ocurrió el día de ayer en el cruce del Boulevard Belisario Domínguez y Boulevard 28 de Agosto, en el que una unidad de la Ruta 115 chocó de manera aparatosa contra un poste de concreto terminando volcada sobre su costado derecho, siniestro que dejó como saldo alrededor de 9 personas con lesiones graves y dos personas fallecidas, quienes salieron proyectados varios metros en el aire desde el interior de la unidad ha causado enojo e indignación entre la comunidad de la capital de Chiapas. 

La imprudencia y el mal estado de la unidad, cobró la vida de dos personas. 

En está ocasión, información extraoficial señala que el conductor de la unidad, identificado como Luis Diego “N” de 21 años de edad, conducía a alta velocidad al tiempo que parecía pelear con un taxista, el cual aparentemente se le cerró y provocó que maniobrara de manera brusca resultando en el fatal hecho.

En casos como este, la sociedad tuxtleca levanta la voz y exige a las autoridades encargadas de la regulación del transporte así como a las encargadas de la impartición y procuración de la justicia, que se castigue a los responsables de estos hechos que provocan daños a las familias tuxtlecas, pero sobre todo la exigencia es para que les obliguen a cumplir con los reglamentos y lineamientos establecidos para que la ciudadanía pueda hacer uso de un transporte público digno y seguro para todos.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: