Por salud, hombres deben eyacular 21 veces al mes

Si pensábamos que los hombres estábamos obsesionados con el sexo, quizá la biología les está dando la razón al confirmar que deben disfrutarlo con frecuencia. Un nuevo estudio ha revelado que los hombres deben eyacular 21 veces al mes por salud, y eso es por lo menos.

Sí, en varias pláticas sobre sexualidad, nos hemos quejado de que los hombres llegan al orgasmo con mucha facilidad, mucha más que nosotras, pero ahora resulta que es algo bueno para ellos y que el sexo siempre es salud.

Ni hablar de esas ocasiones donde la temperatura sube y simplemente el sexo no concluye, no hay orgasmo y los chicos terminan con una molestia bastante considerable en su zona íntima. Claro, no es obligación que siempre que tu pareja quiera sexo, pero deberás entender que por salud, sí debe mantenerlo con frecuencia. Así lo dicta este estudio.

EYACULAR CON FRECUENCIA PREVIENE EL CÁNCER DE PRÓSTATA

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Salud Pública de Boston, el sexo en el hombre es fundamental para disminuir el riesgo de sufrir cáncer de próstata y se recomienda que en un mes por lo menos eyaculen 21 veces.

Tras analizar la frecuencia con la que eyaculaba un grupo de 32 mil hombres, se concluyó que quienes lo hacían más seguido gozaban de mejor salud. El estudio les analizó por 18 años y los resultados favorecieron particularmente al grupo de 40 a 49 años.

Los que eyacularon 21 veces por mes o más redujeron hasta en un 22% el peligro de desarrollar este tipo de cáncer, mientras que los chicos de 20 a 19 años redujeron esta posibilidad en un 19%.

Jennifer R. Rider, autora del estudio, señaló que los estudios relacionados continuaban, pero que podría deberse a que la próstata se libera de infecciones y virus durante las relaciones sexuales. La eyaculación era eficaz en este sentido tanto como producto del sexo en pareja como de la masturbación.

Si bien, este estudio recalca la importancia del sexo en el hombre, particularmente de su satisfacción, no es motivo para obligar a la pareja a tener relaciones sexuales, tampoco para justificar una infidelidad. La ciencia no miente, pero no por eso le transformaremos en un pretexto.

Con información de Soy Carmín

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: