Petroleros especulan que Carlos Romero está desapareciendo pruebas de fraude

Redacción/Chiapas Digital

Existe una gran duda de que en este día, en conmemoración al 81 aniversario de la Expropiación Petrolera, el titular petrolero Carlos Romero Deschamps acuda al evento en Hidalgo para acompañar al presidente Andrés Manuel López Obrador. Según los trabajadores, su paradero es desconocido, aunque éstos afirman que han visto camiones llevarse muebles y cajas con documentos del sindicato. Le han impuesto más de una denuncia penal ante la Fiscalía. Su situación ha causado diversas especulaciones pues, según el presidente, él no tiene funcionarios favoritos.

Trabajadores aseguran que camiones han asistido a la sede nacional del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) para llevarse muebles y caja con documentos que son del dominio público ubicada en la colonia Buenavista, Ciudad de México.

@Pemex

Y es que, desde los primeros días de marzo, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI), ordenó a STPRM a subir a su plataforma información sobre contratos y uso de recursos, pero no lo hicieron.

Uno de los fundadores del sindicato paralelo, Oscár Solorzano, declaró ante los medios que teme que el desalojo que ocurre en la sede del sindicato sea para borrar huellas de los actos corruptos de los que Deschamps ha sido denunciado en más de una ocasión.

Carlos Romero ha representado al sindicato desde 1993, con varias reelecciones ilegales ha sido acreedor a denuncias por enriquecimiento ilícito y por su presunta colaboración en el robo de combustible ‘huachicoleo’.

Desde el 30 de enero, en donde se le vio comiendo en un restaurante cerca del Monumento de la Revolución se desconoce su paradero: mismo día en el que Jorge Fuentes García, dirigente de la Gran Alianza Petrolera ratificó su denuncia ante la Subprocuradoría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), por su especulada colaboración en la venta de combustible ilícito.

Miembros del gremio petrolero como Laura González, petrolera de la sección 45 afirmó que el equipo de Carlos Romero ya sabe que se terminó para Dechamps, que tiene cosas que pagar por ser el ‘huechicoleo mayor’. O René Valdez, de la Coordinadora por la Defensa de Pemex, desde Veracruz comentó que teme que Dechamps opere ‘clandestinamente’ como lo hizo el dirigente del sindicato minero Napoleón Gómez Urrutia desde Canadá.

El mandatario de México, declaró la semana pasada en conferencia de prensa que los sindicatos son creados a favor de los trabajadores y para el gobierno, que él no tiene favoritos, por lo tanto, no decide quiénes son o serán los dirigentes.

En caso concreto ante el estado actual de Carlos Romero, ha afirmado que no existen denuncias ante este funcionario, sin embargo, miembros del gremio petrolero lo han denunciado desde el año 2004 por el gasto de fideicomisos públicos, por el embargo de cuotas sindicales, por haber votado por la Reforma Energética, entre otras razones, en dónde dichas denuncias han quedado no han avanzado desde las administraciones pasadas.

Este lunes será el primer día en el que se verá sí Dechamps asiste a un evento público a pesar de toda la controversia que lo rodea.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: