Lancheros se deslindan de filmación sexual en Cañón del Sumidero

El hombre que tripuló la lancha, Ángel Albino, no aparece. Consideran que violó los protocolos de seguridad y debió «pedir permiso» para la grabación

Chiapa de Corzo.- Desde que se realizó la grabación con contenido erótico en el Cañón del Sumidero, el hombre que tripuló la lancha de la cooperativa Ángel Albino Corzo no aparece y los rumores son de que está «enfermo y hospitalizado», pero los socios se deslindaron y declararon que estos hechos «denigran» la imagen del parque nacional.

Algunos lancheros consideran que la filmación que se llevó a cabo en el parque nacional, puede ser un atractivo para repuntar el turismo que desde hace ocho meses dejó de llegar a Chiapa de Corzo, como consecuencia de la pandemia.

En los embarcaderos de Cahuaré, algunos lancheros aseguran que la filmación que se llevó a cabo en el Cañón del Sumidero puede ser un medio para atraer turismo, pero están convencidos que su compañero no se apegó a los protocolos de seguridad, mucho menos a la ley que rige en el parque.

El lanchero Aristeo Martínez dijo a reporteros que el error de su compañero de la cooperativa Ángel Albino Corzo, fue no apegarse al reglamento, es decir, no pidió a los productores de la película los permisos escritos y autorizados para llevarla a cabo la filmación.

Incluso el lanchero violó los protocolos de seguridad, al momento que las actrices y actores se quitaron los chalecos salvavidas para realizar la filmación, pues se sabe que un actor estuvo a punto de caer al río.

El compañero debió «pedir el permiso» para llevar a cabo la grabación sobre la lancha, ya que se una vez que las personas suben a la embarcación, es el tripulante «el responsable de los que pase» ahí.

Por ejemplo, han habido casos de personas que en estado de ebriedad, han intentado lanzarse al río, por lo que el tripulante debe reaccionar de inmediato y retornar al embarcadero.

Así, cuando ocurren este tipo de incidentes, el conductor de la embarcación, es el responsable de la misma y de la seguridad de los turistas, entonces «debe detenerse y retornar al embarcadero», pero si el pasajero sigue insistieron en tirarse al agua, entonces hay que dar parte a las autoridades para que tomen control de los hechos, explica Martínez.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: