Habitantes de Huitiupán, El Bosque, Simojovel y Amatán protestan contra pobreza y violencia que sufren


Violaciones, drogradicción, alcoholismo y falta de doctores y medicamentos sus principales problemas


Fernando Cantón/ Chiapas Digital
Tuxtla Gutiérrez 08/07/2019.- Al menos mil personas del pueblo creyente de la parroquia de Huitiupan, a la que se unieron las parroquias de El Bosque, de Simojovel y de Amatán Chiapas, realizaron una peregrinación por la «Paz y Justicia», con una participación de más de mil personas como manifestación ante lo que señalaron «un sistema de muerte establecido, sistema de muerte enraizado en las comunidades y que se manifiesta de distintas maneras».


Denunciaron como primer caso la violación y muerte de la niña Rosa. Una pequeña niña ayudada a su familia trabajando en una cantina clandestina establecida a orillas del río durante Semana Santa, pero que durante uno de sus traslados fue interceptada para posteriormente ser violada por 4 personas que hasta el día hoy sigue libres en el pueblo de Huitiupán y que siguen representando un peligro para la población en general, debido a que no se ha hecho justicia y todavía no hay ningún detenido por ese agravio a la niña, bajo la complacencia de las autoridades a quienes acusaron de «corruptas».


De igual forma denunciaron el alto grado de alcoholismo y drogradicción que impera en la zona, por lo que los jóvenes a cada vez más temprana edad incurren en estos vicios debido a la falta de programas sociales, fuentes de trabajo, prevencción de adicciones entre otros.


Durante la peregrinación señalaron que existe falta de doctores y medicamentos en las clínicas de las comunidades por lo que se encuentran en total abandono por parte de las autoridades de Salud.


«Nos cuesta mucho salir a las caberas municipales para buscar los servicios médicos públicos y todavía nos cuesta más poder pagar a un médico particular y comprar los medicamentos que necesitamos. Las clínicas de nuestras comunidades se encuentran en completo abandono.»


Por lo que exigieron a las autoridades correspondientes voltear la mirada hacia las comunidades y «olvidar sus ambiciones de poder y de dinero y recuerden que no soy reyes, sino servidores de la comunidad, realmente estamos cansados de tantas mentiras, estamos cansados de escuchar propuestas vacías mientras nuestros familiares fallecen por falta de atención médica.»


De igual forma señalaron que Huitiupán se ha convertido en paso de centroamericanos, en donde se comprende a quienes huyen de la violencia y la necesidad de sus países, pero que son seguidos por grupos de pandilleros que se dedican al asalto y al asesinato.


Los representantes recordaron que Huitiupán es uno de los municipios con altos índices de pobreza y de falta desarrollo humano y si a esto se le agrega la corrupción, el autoritarismo, el nepotismo y la falta de voluntad para servir, eso los condena a vivir en la eterna pobreza, lo que debe ser inaceptable.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: