El perdedor que quiere el PRI estatal

Se mantuvo en silencio durante años, pero hoy critica con la pretensión de que le den espacio de poder 

Editorial/Chiapas Digital

Desde hace tiempo Alfredo Araujo Esquinca, se ha dedicado a ser el que señala los errores al interior del PRI.

A la salida de Julián Nazar y llegada de Rubén Zuarth a la dirigencia estatal del PRI, Alfredo Araujo se convirtió en gran crítico de las acciones al interior del partido. Un día se queja de la designación de candidatos, otro de la violencia hacia las mujeres, otro sobre el diseño de la campaña de los candidatos, otro que si esto y otro que lo otro.

Ese mismo crítico se mantuvo en silencio durante 8 años, específicamente en la dirigencia de Roberto Albores, donde resultó beneficiado con su designación como Delegado Federal y presidente del PRI municipal, gracias al impulso de Albores Gleason.

Ese mismo crítico, ha levantado la voz para lo que se percibe, dirigir los rumbos del PRI estatal, pero ¿con que? ¿Cuál es su peso? Nunca ha ganado nada, en el año 2015 le dieron la paliza de su vida al ser candidato al distrito I local, donde Carlos Penagos le pasó la aplanadora alcanzando tan sólo 6 mil votos, no fue ni cercanamente competitivo.

Alfredo Araujo ha transitado al cobijo de su único padrino político, tan es así, que en la pasada designación de encargado del PRI estatal, Alfredo Araujo ni siquiera figuró en las listas del CEN Nacional para dirigir el CDE, en la elección que acaba de realizarse no lo consideraron para ir  como regidor o diputado, es más, ni para coordinador distrital estuvo contemplado, el ¿por qué?  Lo que vale son 6 mil votos, es lo que trae, ahhh y  su afinada y practicada lambisconería a su padrino, el ex candidato a gobernador a quién le debe todo. 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: