Castillo de Naipes

 

Fernando Cantón/Chiapas Digital

Inseguridad en Tapachula

Qué estará pasando en Tapachula que se ha convertido en uno de los municipios más violentos no solo de la entidad, sino del país. Es entendible que el flujo migratorio que se ha presentado particularmente durante los últimos meses contribuye a que la delincuencia de otros países se asiente en nuestra franja fronteriza y cometa los delitos que antes no se veían. Sin embargo también es necesario que las autoridades ya pongan en marcha las estrategias con los recursos necesarios, para por lo menos controlar esa delincuencia que hasta ahora se le puede llamar «común» y garantizar la salvaguarda de la ciudadanía.

Por el contrario el alcalde de Tapachula Oscar Gurría Penagos parece no poder encontrar esa fórmula que le ayude a contener la delincuencia en su municipio, aunque las demarcaciones que le rodean, como dicen, «no cantan mal las rancheras». Sin lugar a dudas la incapacidad de las fuerzas policiacas de la Perla del Soconusco, debe ser apoyada contundentemente por la federación y el estado, pues de otra forma esa violencia que impera en esa zona además de no ser controlada en la región, poco a poco podría extenderse a otros municipios hasta convertirse en un problema social de altas dimensiones.

Estamos seguros que ante esta demanda tanto la secretaria de Seguridad Pública del Estado Gabriela Zepeda Soto como el fiscal General Jorge Luis Llaven Abarca, ya están tomando las medidas correspondientes y pronto sabremos de resultados positivos en beneficio de la seguridad de los Tapachultecos.

Mientras tanto, Oscar Gurría Penagos debería poner todo lo que esté a su alcance para combatir este problema y activar a su equipo de comunicación social para difundir las acciones no únicamente de seguridad, sino de todo lo que haga, pues ante el silencio es fácil llenar la opinión pública con mentiras y hacer más grande el descontento social.

Oscar el «priista»

Hasta donde ha llegado la ambición y desesperación de Oscar Ochoa Gallegos de permanecer en «el aro» político, que busca de todas formas y principalmente a través de su hermano William, (quien está de paso decirlo si tiene relaciones políticas sólidas), poder relacionarse bien en vísperas de la elección nacional del Partido Revolucionario Institucional.

Por eso y queriendo demostrar o llamar la atención de los actuales dueños del balón político en Chiapas, hizo circular una foto con quien se ve como el más fuerte contendiente para liderar y recuperar la fuerza del PRI en el país, José Ramón Narro Robles, otrora Secretario de Salud en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El tiempo demostrará si realmente Oscar Ochoa logra reposicionarse en la política por lo menos estatal y pueda dar ese salto que lo saque de la sombra de su hermano, quien como decíamos líneas atrás es el realmente reconocido en las altas esferas del tricolor.

Naipe bajo la manga

Por cierto y hablando de política, dicen que Carlos Palomeque Archila regresa «reloaded» a la delegación en Chiapas del Partido Acción Nacional, por lo que llegará a poner orden y disciplina en contra de todos esos que hace algunos años lo llevaron a desaparecer del panorama político y a punto de ser huésped de El Amate. Se viene una limpia azul.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: